Las infusiones son una rica y económica opción para ayudar a nuestro cuerpo. Nos pueden tanto energizar como relajar, todo depende de la necesidad del momento. Se pueden tomar tanto frías como calientes.

Mi favorita: melisa

Si buscas tranquilidad y calmar los nervios provocados por el estrés, angustia o inquietud. También previene las dolencias físicas que derivan de los nervios, como la indigestión o la taquicardia.

Preparación: hierve la melisa durante 3 minutos. Luego déjala reposar por tres minutos más, cuela y disfruta.

Alfalfa: ideal para combatir la formación de cálculos renales y nuestra conocida celulitis, gracias a sus maravillosas bondades diuréticas.

Preparación: se recomienda tomar en ayunas. Una cucharadita de brotes por taza de agua hervida.

Perejil: El mejor aliado para combatir la retención de líquido y la celulitis, gracias a que contiene apiol.

Preparación: hervir las ramitas de perejil en un litro y medio de agua por dos minutos. Dejar reposar dos minutos más y colar. Esta infusión se recomienda tomar siempre caliente.

Diente de león: sus hojas tienen propiedades diuréticas y digestivas.

Preparación: hierve tres cucharadas de hoja en un litro de agua por tres minutos. Déjalos reposar unos minutos y a continuación debes colarlo. Para tener buenos resultados, toma esta infusión dos o tres veces al día (una taza).