Creo que su nombre lo dice todo, aquí no hay que poner subtítulos y no tiene por qué ser mujer para ser un ícono de la moda.

David Bowie, cantautor y compositor Inglés de rock, fue figura importante en la escena musical en la época del ´70, no sólo se caracterizó por su particular voz, sino también por los personajes que interpretaba, uno de ellos era “Ziggy Stardust”, en donde su vestimenta era con mallas apretadas, llena de brillos, maquillaje en su rostro, y pelo teñido rojo; era como una especie de marciano, creado por él y con ayuda del diseñador japonés Kansai Yamamoto, el cuál hacía, junto a su banda, presentaciones tan teatrales en el escenario, en donde muchas veces quedaba en un taparrabo tipo peleador de Sumo y otras veces terminaba simulando sexo oral con la guitarra de un integrante. Bowie se metió tanto en este personaje que muchas veces tuvo dudas sobre su cordura, esto, por supuesto mezclado con su adicción a la cocaína. Sin embargo, y a pesar de los problemas que empezó a acarrear, tanto su música como su look eran seguidos y lo que hacía se convertía en un éxito. Ya para la época del ´76 cambió su estilo musical como su personaje, dejó el Rock por el Soul y el Funk, creando así otro personaje “The Thin White Duke”. Aquí David Bowie tiene una vestimenta completamente distinta, camisa blanca, gilette negro y pantalones negros, mucho más sobrio y menos sicodelico que Ziggy Stardust. La puesta en escena era completamente distinta; cantaba canciones románticas, intensamente y paradójicamente sin sentimiento, más tarde este personaje se transformaría en un ogro para él.

Si bien Ziggy Stardust y The Thin White Duke, son los únicos personajes que conozco de Bowie, no se puede negar que su gusto por la moda se refleja en cada una de sus presentaciones, con atuendos innovadores y muchas veces vanguardistas para la época. Es tanto su fama de Icono de la Moda que ha sido interpretado por modelos y actrices en homenajes en la portada de Revista Vogue como lo es kate Moss y Tilda Swinton por nombrar algunas. Sus apariciones en el cine también lo tildan de icono de lo moda como es en Zoolander, donde se interpreta a sí mismo como un juez en una pelea de modelos; otras como laberinto, de 1986 y en “La última tentación de cristo” donde interpreta a Pilatos. Esto por mencionar algunas.

Su estilo no deja indiferente a diseñadores, músicos, directores y artistas y ha sido de gran influencia para las creaciones de muchos de ellos.