Atrás quedaron los tiempos de los vestidos sobrios y el estilo recatado. Tras los últimos Globos de Oro, se impone el color, las aberturas y la piel al descubierto.

Los escotes llegan en todas sus variantes pero con una máxima: cuanto más, mejor. El tradicional escote en forma de corazón y el palabra de honor siguen vigentes pero ha perdido enteros frente al líder indiscutible, el escote en forma de ‘V’.

Eva Longoria, Claire Danes, Miranda Kerr y muchas más se dejan seducir por vestidos ajustados con aberturas delanteras. En forma de lágrima, con una pequeña abertura o con caída libre desde los hombros hasta el nacimiento del ombligo.