Hace algunas temporadas, fuimos testigos de cómo las sandalias al estilo “romano” se adueñaban de las vitrinas de todas las tiendas, y no me refiero a las tan usadas sandalias romanas de hoy en día, si no que más bien me refiero a aquellas sandalias de las que salían dos tiritas para amarrarlas alrededor del tobillo o incluso, si lo preferías así, más arriba. Y como la moda es cíclica, y hoy en día no vemos mucho este estilo de sandalias caminando por ahí, me agarraré de ellas para darte una forma súper simple de transformar unas sandalias comunes y corrientes en algo más. Y como hemos visto últimamente, todo lo étnico está de lo más in. Así que te propongo que hagamos una mezcla.

La moda étnica propone mucho diversos tipos y estampados en géneros sueltos y ligeros. Por eso, te diré que busques alguna tela que te guste, estampada o lisa, si es lisa, intenta probar con colores flúor o pasteles; trajina tu closet en busca de poleras y/vestidos que ya no utilices y prepárate para transformarlos en sandalias lindas. Ese es el primer elemento que utilizaremos: una tela de proporciones más o menos grandes. Luego, busca unas sandalias viejas o no viejas pero del tipo “normales”.

Te preguntarás a qué me refiero con “normales”. Bueno, todas tenemos sí o sí en algún rincón de nuestro closet sandalias para la playa o la piscina porque ¡obvio! no nos pueden faltar para ningún verano, de verdad que ¡las necesitamos! Hay incluso algunas sandalias de este tipo que son un poco más “elegantes” que sólo para la playa o la piscina y podemos llevarlas con una tenida menos informal. Y es que me refiero a las típicas “hawaianas” usadas por todas (si por alguna razón perdiste las tuyas el último verano o se te rompieron o definitivamente no tienes, puedes ir a comprarte un par; las venden en todas partes, son súper baratas y hay de todos los colores).

Una vez que las encuentres o ya las hayas ido a comprar, tendrás que elegir porque  te daré dos formas distintas de enchularlas, ambas súper simples y con un resultado increíble.

Ya tienes tus hawaianas y tu género escogido. Lo primero será cortar el género en una especia de bufanda larga y no muy gruesa. Una vez que la tengas cortada, amarea la tira larga alrededor de la parte pequeña de la sandalia que separa el dedo gordo del pie del resto de los dedos. Haz que para ambos lados la tira quede del mismo largo. A continuación, enrolla cada tira alrededor de las otras partes de la hawaiana que sujetan el pie; tápalo bien para que no se vea esta parte. Cuando llegues al final, has un nudo para que quede firme. Con lo que reste de tela, podrá amarrarte la sandalia alrededor del tobillo. Demasiado fácil ¿no?

La otra forma tiene un poco más de dificultad, pero ¡no es nada! Y es que, cuidadosamente y con la ayuda de un alicate, le saques a la sandalia toda la parte que afirma al pie y dejes sólo la parte de abajo, la parte de la planta del pie. Esto, te da mayor libertad y más posibilidades de poner el género como más te guste pero también debes hacerlo con mayor cuidado. Puedes pegar el género debajo de la suela y encima pegar otra suela más delgadita, o puedes hacer, con la ayuda de un tip top o un cuchillo, un tajito a la mitad de la suelta para meter entremedio la parte del género que afirmará el pie y luego pegar. Te aconsejo utilizar agorex para adherir el género a la suela en la parte de arriba, la parte más alta que sujeta el pie, y la parte de la suela que has rajado. Puedes poner dos pedacitos de géneros cruzados, o poner sólo uno, o poner uno con un nudo al medio, o trenzar el género… ¡sé creativa!

Luego, por los hoyitos que quedaron, introduce dos tiritas de género que serán con las que amarrarás la sandalia alrededor de tu tobillo.

Existen un millón de posibilidades más de hacerle un cambio a tus sandalias y no sólo a las hawaianas. ¿Qué pasa si pruebas con piedras y/o mostacillas pegadas sobre las sandalias? Puedes elegir un color y utilizar sus diferentes tonalidades o mezclar los colores que quieras.

¿O qué tal si pruebas con las tachas? Demasiado de moda y le da un toque increíble.

 

También puedes hacer tus propios diseños y dibujos: ¿si les pintas la plataforma a algunas sandalias de corcho con témpera?

 

Bueno ya sabes que hay miles de posibilidades, es cosa de que lo hagas ¡¡muy simple!!