Hay cosas que, por supuesto, desgastan nuestras prendas de ropa y que obviamente no se pueden evitar, como las veces que la usamos y, por ende, las veces que la lavamos. Si una prenda es nuestra favorita lo lógico es usarla mucho hasta que llegue el momento en que ya no sea posible. Sin embargo, dejando estas opciones de lado, te daré los mejores tips para que cuides tu ropa y dure más tiempo.

El lavado…

Todas las prendas de vestir traen una etiqueta que indica su lavado, por lo tanto, es importante tomarla en cuenta.

-        Cuando metas ropa a la lavadora, no la llenes (llena 3/4 como máximo).

-        No abuses del detergente, pon la cantidad necesaria.

-        Cuando una prenda esté nueva, antes de meterla a la lavadora, enjuágala con agua; así comprobarás si se destiñe o no y si es así, no la mezcles con otras prendas pues te las teñirá.

-        Separa la ropa blanca de la ropa de color.

-        Separa la ropa delicada (como la ropa interior; de hecho es aconsejable no meter la ropa interior, en especial los sostenes, a la lavadora).

-        Separa la ropa muy sucia de la no tan sucia.

-        Las prendas con dibujos o  estampados, dalas vuelta antes de lavarlas.

-        Si se te mancha una prenda, primero saca la mancha fuera de la lavadora (lo ideal es que lo hagas apenas se manche pasando encima una toallita o papel pero no refriegues con escobillas pues daña la prenda).

-        Una vez que el lavado termine, no dejes la ropa mucho rato dentro de la lavadora para evitar el olor a humedad.

-        Trata de evitar la centrífuga (tenla presente para casos más urgentes y no la pongas tan fuerte).

-        Una vez que cuelgues la ropa luego de su lavado, es preferible no exponerla directamente al sol, pues hay más posibilidades de que éste dañe las telas y/o los colores (si es que lo haces, ponlas al sol por pequeños periodos de tiempo).

-        Cuando planches, utiliza un paño entre la prenda y la plancha cuando ésta sea delgada o de telas delicadas.

El cambio de temporada…

Ya te hemos dado los mejores consejos para ordenar y reordenar tu closet. Bueno, este orden debes realizarlo sí o sí en los cambios de temporada durante el año, en donde debes dejar más a mano la ropa que utilizarás y bien guardadita para la próxima temporada la que no. Sin embargo, no es cosa de llegar y guardar, ya que muchas veces, cuando volvemos a sacarlas después de algunos meses o incluso un año, están hediondas o  con mucho mucho polvo, por ejemplo. Es por eso, que deberás tener en cuenta lo siguiente:

-        La ropa que vayas a guardar hasta nuevo aviso, debe estar limpia y bien seca. Si de lo contrario no lo está, con el tiempo, es más fácil que la suciedad se pegue más a las telas de tu ropa y, por ende, cueste más sacarla; si está húmeda, también costará sacarle el olor a humedad una vez que la vuelvas a sacar y, lo peor, es que el olor se lo pegará al resto de las prendas con las que la has guardado.

-        Es por esto, que te aconsejo no mezclar jamás la ropa limpia con la ropa sucia pues, además, la suciedad puede llamar la atención de insectos.

-        Antes de guardar tu ropa, haz una limpieza profunda del closet: saca todo el polvo y repite esto cada cierto tiempo para que tengas la seguridad de alejar a nuestras enemigas de rincón que buscan lugares escondidos para albergarse. Si limpias constantemente, se alejarán del movimiento y de lugares sin el suficiente polvo.

-        No guardar tu ropa en lugares húmedos ni de exposición directa con el sol (ya lo dije anteriormente pero es importante aclarar que no es sólo me refiero a su secado sino a su exposición constante.)

-        No guardes tu ropa en bolsas de plástico: es lo que la mayoría solemos hacer pero el plástico no le da suficiente aire a la ropa, ayuda a su desgaste más rápido y puede provocar manchas de moho y malos olores. Elige bolsas o bolsitos de género  o las típicas bolsas reutilizables que han salido harto de moda en el último tiempo.

La ropa que usas…

La ropa que sí utilizas frecuentemente durante la temporada en la que te encuentras es importante mantenerla ordenada y limpia.

-        Es preferible utilizar colgadores de plástico, de madera o forrados en género. Eso sí, fíjate bien que no tengan alguna aspereza para que no dañen tu ropa. Los colgadores de metal déjalos mejor para los jeans.

-        Las prendas que traigan dos tiritas al interior, especiales para ser colgadas, es mejor que las cuelgues y no que las dobles.

-        Las poleras de algodón, mantenlas bien dobladas una sobre otra.

-        Los vestidos, blusas y chaquetas cuélgalas para que no pierdan su forma.

-        Las cosas de lana e hilo no las cuelgues en colgadores pues se agrandarán.

-        No apretujes tu ropa: está bien que quieras aprovechar cada espacio de tu closet al máximo, pero dale aire a tus prendas y no las arrugues tanto pues deberás plancharlas nuevamente y la exposición con el calor constante de la plancha la dañará más rápido.

-        Tus vestidos y prendas más elegantes, cúbrelas con una bolsa especial para guardar ropa.

-        Mantén tus zapatos bien puestos uno sobre el otro para que no se dañen entre ellos cuando los tires sobre el resto.

-        Cuando te eches desodorante espera que se seque y luego ponte la prenda (los desodorantes pueden contener sustancias que manchan la ropa.)

Intenta no echarte perfume directamente sobre tu ropa (un consejo es echar en el aire y pasar sobre éste).

¡Ya sabes! Sigue estos simples consejos y ten por más tiempo tu ropa en buen estado.