Todavía me acuerdo de mi primera polertia strapless, era un sueño. Yo era chica y veía a todas las niñas grandes llevarlos en estas épocas veraniegas… hasta que llegó mi regalo esperado: un strapless para mí y sólo para mí. Cada vez que me lo ponía me sentí la más top. Desde ese momento no los abandoné más, y hoy en mi closet, hay más de un polerita strapless e incluso un par de vestidos. Esta es una tendencia que definitivamente no pasa de moda. Y lo mejor de todo, es que existen strapless para toda ocasión, desde la más formal, hasta la más relajada y sport.

Los strapless tienen un montón de ventajas, y como todo, desventajas también. En primer lugar puede resultar súper sexy e incluso provocativo, si es que así lo deseas, mostrar los hombros y las clavículas. Si tu ocasión es un matrimonio o una fiesta formal, los vestidos con strapless son una opción súper aconsejable: si es para el día, elige un color distinto al negro, gris, blanco. Son aconsejables las tonalidades pasteles como la gama de rosados, verdes, café, naranja. Si escoges colores más llamativos, es aconsejables llevarlos en un vestido estampado que, para esta época y temporada, quedará súper bien, en especial, las flores. Además puedes optar por encajes, pero si es así, no lo mezcles con estampados ni accesorios muy llamativos. De hecho, para esta ocasión de día, es mejor utilizar accesorios sobrios: para el cuello puede ser una cadenita delgada que tenga una figura, una piedra que combine, etc. Pero que sea cortito, que no alcance al strapless.

Si la ocasión es de noche, el negro es una excelente opción, así como el gris y el blanco; ya no optes por tonalidades pasteles, sin embargo, no exageres el flúor; trata de encontrar una media entre ambos. Para esto, los accesorios pueden ser más llamativos (como no también). Utilizar collares más gruesos y con más piedras o adornos (siempre combinando con la tenida) le dará un toque distinto y elegante. Eso sí, que sean cortitos también, que no llegue al vestido. Si lo acompañas con el pelo tomado quedará aun mejor: lucirás tu collar y tus hombros como nunca. Como siempre digo eso sí, opta por ciertos accesorios, no te recargues con collares, anillos y pulseras.

Estos vestidos, tanto de día como de noche, acompáñalos de tacos o plataformas: te verás estilizada de los hombros a los pies.

Ahora bien, si no es ninguna ocasión especial, es un día común y corriente o un día de playa, un fin de semana de compras, etc. puedes utilizar vestidos y/o poleras strapless que sean más sueltas (menos en la parte del busto; aquí siempre debe ser ajustada, de lo contrario, perderá su forma) más ligeras, que se muevan con el viento. Telas estiraditas como arrugadas, con un elástico que la ajuste a la cadera y luego la vuelva a soltar en un vuelo, o simplemente sueltas de abajo del busto hasta las caderas o, si es vestido, hasta la rodilla. Si es vestido, úsalo con chalitas planas que combinen; si es polera, úsala con short o falda de mezclilla y unas chalitas planas también o zapatillas de lona, alpargatas, etc. pero que sean planitos/as. Para estos, tanto poleras como vestidos, utiliza accesorios menos formales, pero llamativos: por ejemplo, un collar largo, que llegue hasta debajo de tu busto; si no, collares largos y el pelo tomado, se ve precioso; pulseras de a montón o anchas, al estilo étnico, por ejemplo. ¡Pero ojo! No utilices strapless con un pañuelo, le quita toda la gracia, todo el brillo, y no juntan ni pegan demasiado.

Si no te gustan demasiado las cosas sueltas, la polerita strapless ajustada para el día también vale, pero ojo con el vestido strapless ajustado, no está muy in para usarlo de día en la playa, la ciudad, etc. Es decir, un día cualquiera sin nada especial. En este tipo de poleras, que son ajustadas, te aconsejo que optes por los colores flúor, como color único de la polera. A diferencia de las cosas más sueltas, aquí se lucirán más (no así en las poleras y vestidos sueltecitos en donde te aconsejo tonalidades más pasteles o tonalidades medias, y estampados). Estos strapless de un solo color y flúor, combinados con unos jeans o un short de mezclilla, se ve precioso, demasiado top. Es aconsejable en este caso aso sí, llevar accesorios más sobrios e incluso no llevarlos. El color ya te dará la esencia necesaria para andar llamativa y linda.

¡Y porque no! Usa un bikini strapless. Ideales para tomar sol sin que se marquen las tiritas del bikini.

Ventajas y desventajas

Los strapless son aconsejables para cualquier tipo de cuerpo, eso sí, no todos los tipos de strapless.

Hombros anchos: si es éste tu caso, es aconsejable que utilices vestidos strapless y no poleras, y utilízalos en vestidos de noche que sean ajustados hasta la cintura o un poquito más debajo de ésta, y luego más sueltos hacia abajo pero también con una cierta anchura que esté marcada por el vestido.

Hombros y caderas similares en anchura: te reaconsejo los vestidos strapless ajustados al cuerpo, lúcete de esta forma, en especial, si tienes una cintura pronunciada. En realidad, si tienes este tipo de cuerpo, cualquiera de las opciones anteriores te quedará bien.

Busto grande: debes elegir bien el strapless, que tenga ancha la parte del busto y bien apretadita para que lo afirme bien y, por supuesto, llévalos con un buen sostén. Si tu busto es muy grande, lo más aconsejable es definitivamente no usarlos.

Busto pequeño: si tu busto es pequeño, pero acorde con tu cuerpo, puedes incluso utilizar los strapless sin sostén. Eso sí, elígelo bien, no querrás pasar una vergüenza si se te baja un poco. Si tu busto es muy pequeño, los strapless tienen la ventaja de remarcarlo, por lo tanto, cómprate un buen sostén, que tenga un poco de relleno, y luce tu busto.

Para sentirte cómoda, es importante que elijas bien el sostén que utilizarás, que sea especial para usarlo sin breteles, así estarás más tranquila y no deberás preocuparte de algún accidente. ¡No te pueden faltar en tu closet!