Hay cosas que resultan obvias pero que en realidad no lo son. Acá te damos los mejores consejos sobre cómo combinar tu ropa, colores, diseños, formas, etc. para que cuando lo hagas te sientas segura y confiada.

Tonalidades

Lo primero que debes tener claro, y que es algo fundamental a la hora de combinar tus prendas, son las tonalidades. El mejor consejo, consiste en la utilización de un color fuerte con un color suave. Para que lo entiendas mejor: todos los colores tienen diferentes tonalidades, por ejemplo está el fucsia (color fuerte) y su tonalidad más clara es un rosado (tonalidad suave) similar a éste y no al rojo. Bueno, esto mismo ocurre con todos los colores. De esta forma, la mejor manera de combinar tus prendas, es utilizando un tono fuerte junto a uno más suave. ¡Pero ojo! Siempre hay colores que es mejor no juntar. Luego hablaremos de eso.

Blanco y negro

¡Combínalos con todo! Estos son colores que nos dan ventaja, pues con el negro y el blanco combina cualquier otro color. Por este motivo, si una de tus prendas es entera negra o entera blanca, puedes combinar sobre ésta, colores planos, o bien, diseños y estampados. Como sea quedará increíble. Sin embargo, cuida el blanco, es decir, es mejor combinarlo con tonalidades fuertes, ya que las suaves, sobre el blanco, no destacarán como deberían hacerlo y les quitarás importancia a aquellas prendas suaves y pasteles. Y si de elegancia se trata, el blanco y el negro combinados también quedan increíbles.

Café y azul

Estos colores también son combinables con casi todo, refiriéndonos a un café de tonalidad media y un azul marino. De partida, ninguno de los dos pueden ser mezclados con un negro, ya que al ser todos muy oscuros, no resaltarías ninguna de tus prendas, ni la café, ni la negra, ni la azul. Mejor hazlo con tonalidades más suave de otro de estos colores (por ejemplo café con una tonalidad más clara al azul marino.) Entre ellos, es decir, entre café y azul, tampoco es aconsejable combinarlos, pues ocurre lo mismo, son muy oscuros. Sin embargo, el blanco es un color adecuado. Además, un color café combinado con sus mismas tonalidades pero más claras, y lo mismo con el azul, queda precioso.

Gris

Este color es otra excepción; combina con todo y lo mejor es que en cualquiera de sus tonalidades puedes combinar otra tonalidad fuerte, de cualquier otro color.

Estampados vs. estampados

Los estampados otorgan a tu look un toque exótico y definitivamente llamativo; quien lleve estampados encima llamará la atención de una u otra forma. Sin embargo, utilizar dos o más prendas con estampados hará que ninguna luzca como debería lucir, por el contrario, no se verán bien. Los estampados de por sí ya tienen diferentes colores y figuras o formas, flores, etc. agregarle a esto más de lo mismo hará que luzcas recargada y en vez de estar llamativalinda, estarás llamativafea, la vista del resto en realidad preferirá rehuir. Si bien hay tendencias que lo imponen, la mezcla en realidad no hará que tu lindo estampado se luzca. En realidad son poquísimas las excepciones, aunque las hay, pero hay que tener cuidado.

Lunares y rayas

A diferencia de lo que podríamos imaginar, las rayas y los lunares hacen otra excepción. Si puedes juntar las tonalidades y prendas perfectas, rayas y puntos son estampados que sí funcionan, principalmente en tenidas veraniegas como faldas y poleritas. Lunares con lunares y rayas con rayas funcionan también si sabes hacerlo. Por ejemplo, no uses rayas horizontales en una prenda con rayas verticales en la otra; mejor escoge una dirección. En cuanto a los puntos, puntos más pequeños junto a otros más grandes funciona también.

Colores que es mejor no juntar

El rosado es un color difícil de combinar. Lo más recomendable es combinarlo con los colores neutros como negro, blanco, azul y gris. Jamás con rojo, verde, naranja, amarillo, a no ser que la prenda tenga estampados fucsia y alguno de estos colores, pero igualmente hay que ser cuidadosa. El rojo es combinable con todos los colores neutros expuestos anteriormente, en especial, con el negro. Aparte de estos, con el azulino pega también, pero el resto, mejor dejarlo fuera o tener buen ojo para elegir bien el otro color de tonalidad más suave. El verde puede combinarse con amarillos (diferentes tonalidades siempre), y café por sobretodo, sin dejar fuera el negro, blanco y gris, obviamente. El morado es recomendable con sus mismas tonalidades, pero diferentes. El naranjo y el amarillo pueden combinar entre sí, dependiendo de las prendas y tonalidades, aunque siempre es mejor que estos colores más fuertes sean combinados con café o, en especial, con negro. De todas formas, acá te dejo una paleta: observa tonalidades y elige tus colores. ¡Suerte!