Empieza el calor, las faldas y poleras, por lo que una exfoliación es fundamental para que nuestra piel luzca sana y radiante. En esta ocasión te daremos una serie de consejos para que saques tus piernas de la hibernación.

No es necesario que nos exfoliemos todos los días, con una o dos veces a la semana bastará. Para las piernas se recomienda aplicar los productos mediante un masaje de forma ascendente (de tobillos a muslos).

También se recomienda exfoliar antes de depilar, porque así es mucho más fácil remover el vello.

Después de exfoliar, aplica una crema humectante y notarás la diferencia inmediatamente. Si tienes heridas en la piel, evita por completo la exfoliación.

Hay muchas cosas que tenemos en nuestra casa que nos pueden servir para exfoliarnos, y con excelentes resultados. Les dejo una lista de distintos métodos y ojalá nos cuenten qué tal les fue! Recuerda que no debes aplicarla en el contorno de ojos.

Para el rostro:

Mezclar una cucharada de miel con dos almendras bien deshechas. Agregar media cucharadita de jugo de limón y dejar reposar unos minutos.
Frotar esta mezcla suavemente sobre el rostro, dejar actuar 5 minutos y luego enjuagar con agua tibia.

Para las manos:

Combina el jugo de 1 limón con una cucharadita de azúcar. Aplícala sobre las manos masajeando bien hasta formar una sustancia cremosa y hasta que el azúcar se haya diluido. Deja actuar por 5 minutos y enjuaga muy bien.

Para todo el cuerpo:

En un recipiente mezclar azúcar y aceite de oliva.
Esta preparación se aplica en cualquier zona del cuerpo frotando y masajeando bien la piel que estés tratando.

Fuente: Cómo hacer una crema exfoliante casera