Por lo general, tendemos a relacionar “moda” con ropa ¡y claro que es importante! Más bien, fundamental. Sin embargo, al hacer esto, nos olvidamos de la importancia que otorga a nuestro look, el cabello. Un corte, una nueva tintura, un peinado, pueden hacer de ti una persona totalmente nueva. ¡Y qué rico se siente hacerse un cambio de vez en cuando! Es por eso que el cabello se merece el cuidado necesario y aquí te damos los mejor consejos.

¿Sabías que durante el día pierdes entre 80 y 100 cabellos? Bueno en realidad la caída del pelo aumenta en un 10% en el verano en relación al invierno, y en verano, los rayos del sol y los rayos ultravioleta dañan su vitalidad. Lo primero que debes saber es si tu cabello es fino o grueso. Si es fino, tu cabello es más propenso a dañarse si es que no lo cuidas, sin embargo ambos tipos están propensos a dañarse igual. Para evitar esto, te aconsejo lo siguiente:

Tintura en el pelo: las tinturas debilitan el pelo, provocando la caída. También le quitan brillo y vida a nuestro cabello. No te digo que no te tiñas, pero si lo haces, es importante que te compres una crema de masajes y/o crema de cuidado. Hay hartas marcas y buenas. Algunas son sólo para cabellos teñidos y otras para reparaciones de daños en general. Algunas se ponen después del lavado con enjuague inmediato; otras, una vez a la semana unos minutos antes del lavado o incluso hay algunas con las que debes dormir. Y créanme que los resultados después de un tiempo son notorios, pero es importante que no dejes de usarla. Además, te aconsejo ir una vez al mes o cada dos meses a hacerte un masaje a la peluquería: te relajarás y qué bien lucirá tu cabello después de eso.

La plancha y secador de pelo: lo ideal es evitar lo más posible cualquiera de estos elementos, sin embargo, si eres de esas que no puede abandonar alguno de ellos, tranquila, puedes usarlos pero con cuidado. El secador de pelo no lo pongas muy cerca de tu cabello y en una misma zona por mucho rato pues se quema muy rápido. Sécate con la cabeza hacia abajo si tu cabello es delgado y con poco frizz, así crearás más volumen. Si la plancha es tu mejor amiga, lo primero es que por ningún motivo la uses a diario; máximo día por medio y ojalá ni eso. Cuando la uses, es importante que tu cabello esté limpio, seco y desenredado. Si tu cabello es fino, el calor de la plancha no debe ser demasiado fuerte ya que lo quemará más rápido. Hoy en día existen planchas con regulador de calor; intenta tener una de esas.

Dieta: ¿sabías que la dieta influye en la vitalidad del cabello? Bueno si no lo sabías ahora te lo cuento. El consumo de proteínas influye enormemente en su bienestar, por lo tanto, es importante alimentarse de forma saludable, no hacer dietas exageradas y consumir proteínas: queso, soya, carne de ternera, carnes de pollo, cordero, pavo y cerdo, atún, maníes, lentejas, entre otras, son las que más proteínas contienen.

Puntas partidas: las puntas partidas se producen por el debilitamiento debido, entre otros factores, a los mencionados anteriormente. Evítalas utilizando un buen champú y acondicionador, que sean adecuados para tu tipo de cabello. Además, debes cortar las puntas cada un mes y medio o dos meses, así el cabello no tendrá chance de florecerse y crecerá más rápido y con más fuerza. También debes recordar que luego del lavado, no cepilles tu pelo con una peineta o cepillo de dientes muy juntos; por el contrario, que sus peines estén bien separados o, incluso, cepíllate sólo con los dedos.

Durante la noche, deja que tu cabello respire, es decir, no duermas con trenzas o moños, déjalo suelto. Y por último, te aconsejo para esta época, que tu último enjuague lo hagas con agua fría pues hará que tu pelo se vea más brillante. Además, si agregas salvia después de cada lavado, tu cabello se tonificará (la salvia da fuerza y brillo).