Browsing Category

INNOVA EN TU CLOSET

¡Sácale partido a tu closet!

Pictures2

A veces no sabemos que podemos hacer combinaciones entretenidas con lo que tenemos a mano.

¡¡No tengo que ponerme!! Es la frase que tenemos muchas mujeres cuando queremos vestirnos para una fiesta, para el día a día, el trabajo, una ocasión especial, etc.

Algunas veces es verdad, sólo hay ropa vieja en nuestros closet que ya hemos combinado de todas las maneras posibles, pero me atrevería a decir que la mayoría de las veces no es que no tengamos que ponernos, sino que a veces no nos atrevemos a combinar nuestro vestuario de manera distinta. También me atrevería a decir que la mayoría de las veces que usamos esta frase es cuando vamos a fiestas o eventos especiales, porque por lo general destinamos cierto vestuario para nuestro trabajo, y  la verdad es que es en las fiestas donde queremos ser observadas y no pasar desapercibidas.

Lo que yo hago muchas veces, es combinar prendas que en teoría serían incombinables; por ejemplo: para ir al trabajo, muchas veces tengo que estar más ordenada, con unos tacos negros, una blusa entallada y puedo ir con jeans y una chaqueta. ¿Por qué no pruebas con esa chaqueta, esos tacos y una polera más desgarbada y una minifalda? ¡date permiso para mezclar colores!. No todo tiene que estar a tono; puedes vestirte de un color, el que más te guste (ojalá un color más bien neutro como negro, azul, gris,) y usar unos zapatos llamativos, un pañuelo y con un tono de labial intenso;  también puedes probar con prendas que tienes guardadas por años. Saca toda la ropa de tu closet y comienza a combinarla de distintas maneras con esa prenda que por algún motivo sigue colgada.

No tengas miedo a combinar flores con líneas o puntos; en este caso fíjate bien que tengan colores en común para que se vea armónico. Los vestidos y las faldas puedes combinarlas con sandalias, zapatos cerrados y botines. Si es para el día, elige lo más cómodo; si es para la noche privilegia los tacones ya que éstos hacen que tus piernas se vean más largas y tu te veas más estilizadas. Fíjate también que cuando usamos zapatos con tacos, nos movemos de manera distinta, es como que estuviéramos más seguras de nosotras mismas. Pero ¡¡ATENCIÓN!!, si no sabes bien cómo caminar con tacos altos y vas a caminar como pisando huevos, entonces no los uses y cómprate unos más pequeños, pero ver ese espectáculo si que es penoso y por lo demás tus pies y tu columna sufren. No te recomiendo mezclar prendas de verano con invierno, eso si que se ve extraño. Y como opinión personal, creo que menos es más y no significa que seas minimalista eternamente, pero no te pongas muchas cosas, eres una mujer y no un perchero  y no sólo me refiero al vestuario, también está el tema de los accesorios.

Chicas, por último y lo más importante, atrévanse a innovar en su forma de vestir, pruébense mil veces las prendas si es necesario, si no te sientes segura, pregúntale a una amiga o hermana, júntense con un grupo de amigas, mucha ropa y comiencen a combinar (varias personas piensan más que una) y elije lo que te haga sentir más cómoda, segura, linda, etc. Porque por mucho que uses la última moda, si no te sientes segura, créeme que no lo lucirás.

Taller: Innova en tu closet

innova2 (1)

Las invitamos a conocer y participar en este gran taller “Innova en tu Closet” que será dictado por las diseñadoras Natalia Yutronic y Mitzi Robledo. Está dirigido a todas las personas que quieran aprender del mundo del vestuario y lo más importante es que no se necesitan conocimientos previos.

Aquí podrás desarrollar tus habilidades manuales; tu inquietud de crear una prenda con tus propias manos; aprenderás a reutilizar elementos y a la vez entenderás cómo funciona el mundo de la moda, cuál ha sido su evolución en este último siglo, cómo puedo utilizar las telas, dónde nacen las tendencias y  cómo vestirse para algunas ocasiones.

En el taller podrás:

1. Desarrollar 2 faldas a elección entre algunos modelos que se presentaran: Aprende el moldaje de dos faldas y la confección de la que tú decidas.

2. Una Clase de reutilización: Trae varias prendas viejas que no utilices destinadas a romperlas y armarás un accesorio como un porta notebook, estuches, fundas, un bolso o lo que a ti se te ocurra.

3. Conocer en breves charlas introducciones de 20 minutos sobre un tema cada clase:
a. Diferencia entre moda y tendencia generalizado.
b. Evolución de moda del siglo XX (diseñadores reconocidos).
c. Técnicas textiles (qué son y cómo hacerlas).
d. Cómo sacarse partido o vestirse para distintas ocasiones.

¿Qué necesitas para participar?

Sólo tus ganas de aprender y una máquina de coser casera. En el taller te entregarán todos los materiales para que aprendas.

Como si esto fuera poco, el curso incluye de regalo: Manual de moldaje y confección (de 2 faldas y una polera), y un set que incluye: reglas, huincha, tiza, alfileres.

Así que ya sabes, si estás interesada o tienes alguna consulta puedes enviar un correo a: contacto@makerspace.com

Moda o Tendencia: ¿Con cuál me visto?

fer

Muchas pensaran que Moda o Tendencia es lo mismo, aunque quizás a esta altura, donde está lleno de información, blogs de modas y personas dedicadas al rubro, debiera estar clara la diferencia. Sin embargo ¿sabes dónde nacen? ¿Quiénes se encargan de establecerlas? ¿Quiénes son los precursores?

Las faldas de gasa tipo plato, plisadas, larga atrás y corta delante de colores pasteles o flúor, las blusas transparentes sin manga, los cortes de prendas que nos asemejan a los 90s, algunos tejidos geométricos que vemos en chalecos o polerones y todas las prendas que vemos colgadas en las mayorías de las tiendas, pertenecen al desarrollo de una tendencia que se convirtió en moda.

Así es: nos vestimos como lo indica la moda. Pero ¿cómo llegaron esos modelos a las tiendas, a los Mall, a Patronato, las Boutiques, algunas tiendas de diseño independiente (con sus modificaciones, por supuesto)?  Bueno, alrededor del mundo se encuentran los cazadores de tendencias; personas dedicadas a ver qué es lo que está ocurriendo pero no sólo lo relacionado en el área de la moda, sino que también con otras como: qué está pasando con la política, la economía, las ideologías, la unión y desunión de las personas, el movimiento espiritual que ha causado este 2012, etc.

Tanto los diseñadores como los fabricantes de textiles, interpretan  estas tendencias y luego desarrollan las diferentes telas, tejidos, encajes, estampados y combinaciones de elementos. La feria que marca el comienzo de muchos diseñadores se presenta en Paris: Prémier Vision. Esta feria establece, varias veces, el inicio de colecciones de muchos diseñadores, donde ellos acuden y de acuerdo a su presupuesto e ideas preconcebidas (muchas veces por su olfato en las nuevas tendencias) se da inicio a lo que será el vestuario de millones de personas. Luego comienzan las colecciones, pasarelas, grandes industrias textiles, confección en Oriente, marketing, cambios de temporadas, viaje de América a Europa a buscar estas tendencias, adaptación al mercado nacional ¡y Listo! Ya está en varios continentes.

Muchas veces estos cazadores de tendencia se encuentran con pequeños grupos o tribus que nacen en barrios de algunas ciudades como Londres, Nueva York, Paris, por mencionar algunos y luego, con un poco de información de los exponentes del diseño como lo son músicos, diseñadores de todas as áreas, actores, políticos y personajes influyentes comienzan a expandirse en los países vecinos, continentes y ya en el mundo. Algunas traspasan fronteras y otras no.

Muchas de aquellas que cruzan continentes  son las que terminan instalándose en nuestras tiendas y siendo utilizadas por una gran cantidad de chilenos. Eso es la Moda.

Las grandes tendencias muchas veces se convierten en moda, duran una temporada y se van, para quizás volver cada 10 o 15 años, otras en cambio llegan y nunca nadie logró moverlas de su lugar.

Enchula tu ropa y atrévete a innovar

4fa3089bdca0a_357x459

¿Cuándo fue la última vez que ordenaste tu closet y separaste las cosas que usas de las que ya no? Si aún no lo haces, ¡corre a hacerlo inmediatamente! Y sigue estos tips para reutilizar tu ropa vieja. Hoy te ayudaré con las poleras.

Por lo general, las prendas que más llenan nuestro closet y las que más en cantidad tenemos sin utilizar, son las poleras y uf! que tenemos poleras: manga corta, manga larga, manga tres cuartos, de tiritas, largas hasta abajo de las caderas, cortitas, sueltas, apretadas, etc. Tenemos incluso esa polera gigante que una vez pensamos en usar de pijama pero que en realidad no se movió de su rincón.

Bueno, mi consejo de hoy: ¡conviértelas! No tienes porqué desecharlas, todo lo contrario, aprovéchalas y transfórmalas en una prenda a la moda. Primero hablaremos de esa polera gigante.

Lo primero que debes hacer es elegir un lado y cortarle una manga completa dejando tu hombro al descubierto. La otra manga, córtala también pero dejándola como polera sin mangas. El dibujo marca con líneas rojas los cortes que debes hacer.

Una vez cortada, te quedará así. Entonces, cose cuatro botones en el extremo de la polera que deja el hombro al descubierto; cuatro por delante y cuatro por detrás. El dibujo marca los botones con los círculos rojos.

A continuación, toma el género que te sobró y corta cuatro tiritas delgadas de unos 20 centímetros y amarra un extremo de cada tirita en cada botón de adelante y el otro extremo de cada tirita en el botón de atrás. Puedes hacerles nudos y cortar el excedente o terminarlas en rositas.

Luego póntela y para ajustarla a tu cuerpo puede utilizar un cinturón que combine, tiritas largas de otro color que puedas reciclar de alguna otra polera o sino, que queda muy lindo, ponle tiritas de cueritos alrededor. El resultado será algo como esto:

Si tu polera es ajustada y ya no te gusta, puedes probar lo siguiente. Córtale las mangas si es que las tiene, dejándola como polera sin mangas. A continuación, haz cortes verticales de unos tres centímetros a la altura de la cintura por todo el contorno. El dibujo lo explica con líneas rojas.

Luego, corta una tira de un color diferente al de la polera; puedes reciclar de otra prenda, incluso una tira de unos pantalones de jeans viejos. Deja el ancho de tres centímetros o , si prefieres, de unos cuatro o cinco. A continuación, pasa la tira  por los cortes verticales de la polera alrededor de la cintura. Atrás, si es que quieres, termina en un rosetón. Si no, puedes dejarla a la medida justa. Usa la polera y agrega accesorios como un pañuelo o un collar que combine. Es simple y queda muy lindo.

Y si tienes una polera suelta y otra ajustadita, prueba lo siguiente. La polera grande córtala por debajo  de los hombros por todo el contorno; luego, por detrás, córtala desde el centro haciendo un triángulo. Las líneas rojas marcan los cortes.

 

 

Una vez cortada, te quedará una tira larga y ancha. Envuélvela alrededor de la polera ajustada a la altura de la cintura. Por detrás, cruza una punta por sobre la otra. Las líneas rojas marcan la polera grande envolviendo la polera ajustadita. Los puntos rojos marcan botones.

Con el excedente de la polera grande, corta dos tiras de unos tres centímetros de ancho y unos treinta de largo. Pon un extremo de cada tira en cada botón por detrás y haz lo mismo por delante agregando dos botones a la costura. Te quedará algo así:

Atrévete a innovar reutilizando tu ropa vieja. Inténtalo y coméntame cómo te fue. ¡Suerte!

 

 

MINI FALDA

Sin título

¡Por fin llegó la primavera!, y con temperaturas parecidas al verano. Ya hace un tiempo que hice el recambio de ropa en mi closet y me encontré con las infaltables minifaldas. Creo que es una de las prendas más femeninas que pueden existir, y no sólo porque insinúa y muestra gran parte de tus piernas, sino que también por que el sólo hecho de usarla te obliga a andar con más cuidado en la calle para no pasar algún percance.

Al igual que los pantalones o los vestidos, las minifaldas se utilizan para todas o casi todas las ocasiones; no se si será bien visto, para algunos machistas, ir a una entrevista laboral con minifalda. Anda a trabajar, a un cumpleaños, a fiestas, a la playa, paseos y donde quieras, porque hay para cada ocasión; de lentejuelas, de lycra, algodón, trevira, estampadas, lisas, mezclilla, más largas, más cortas; y las puedes usar con las típicas converse hasta los tacos más elegantes que tengas. ¡Nuevamente tú haces tu tenida de acuerdo al estilo que más te acomode!

 

Un poco de Historia a veces es bueno. ¿Te has preguntado en qué momento saltó a la fama la Minifalda? porque si miramos al pasado las mujeres usaban esas faldas hasta los tobillos, o ya en la década del 50 usaban las famosas faldas platos largas con las que se bailaba rock and roll. Todos los indicios apuntan a que esta creación, que rompía moldes, procedía de Londres; simplemente porque era la ciudad donde empezó todo el movimiento juvenil de los años sesenta, aquel movimiento donde los jóvenes se revelaban de sus padres, de la aparición de la pastilla anticonceptiva, donde las chicas ya no querían vestirse como sus madres. En los años 60 las chicas ya no querían ser mujeres estructuradas como en los 50, con peinados perfectos y tacones de aguja, ahora el referente de la juventud era la modelo Inglesa Twiggy con sus ojos delineados, pelo suelto, gran delgadez (en los 50 la mujer era más curvilínea) y piernas largas. Es así como en  el año 1960 la diseñadora Inglesa Mary Quant subió los vestidos y las faldas a una altura chocante para la época, el largo utilizado era hasta la rodilla. En ese momento había nacido la minifalda.

Las chicas de esa época eran capaces de hacerse sus propias minifaldas, y tú ¿Eres capaz de hacerte la tuya? ¿Te atreves a probar tus dotes con las manualidades? ¿Cómo la harías? ¿Para que ocasión?

¡Atrévete! Te dejo un link  donde explican los pasos a seguir, y si tienes alguna duda puedes preguntar a través de este blog.

Te invitamos a que nos envíes fotos de tu minifalda y la publicaremos para las demás, ¡buena suerte en la iniciativa!

Reciclar, reestructurar, reutilizar: ¡atrévete!

ugly-pink-dress

Hace algunas semanas me encargaron la misión de hacer el diseño de una prenda, ¡la que yo quisiera!. Pero como toda misión, tenía un desafío: reutilizar una prenda que ya existía. Se trataba de un vestido, no muy bonito la verdad. Siendo sincera, no me podía imaginar quién se lo pondría, era de seda fucsia. Claro que alguien lo primero en que pensaría es en conservar la tela; en un principio pensé que lo mejor era hacer una blusa, pero más tarde me di cuenta que se podrían hacer otras prendas más entretenidas y lindas.

También pensé que este vestido se podía transformar en otro vestido. Mi imaginación comenzó a expresarse: saco las mangas, lo entallo, hago una falda compuesta con uniones de telas sobrantes, agrego una nueva tela y las mezclo, hago una blusa y una falda para que puedan ser usados de manera independiente. Hago bolsos y elementos de accesorios, cojines, etc. Hasta podría usarse como materia prima de Patchwork. ¡Ya tenía mi diseño en mente!

Muchas veces tenemos prendas en nuestro closet de las que por algún motivo no nos queremos deshacer, pero que tampoco usamos. Nos encanta la tela pero ya no nos gusta como nos queda, así que ahí queda colgado por años.

Te invito a que pruebes reestructurarla, no importa que la eches a perder, a veces vale la pena correr el riesgo. Puedes ir a la ropa usada y comprar ropa grande, muy grande, con telas que te llamen la atención para probar. Compara las formas con prendas que te gustan, empieza con cosas fáciles como: faldas, poleras, pañuelos, portanotebooks, mantas, bolsos para guardar la ropa, entre otros.

Reutilizar las prendas no sólo te permite ayudar con el medio ambiente (la ropa no va a la basura), sino que permite que desarrolles tu creatividad. Realizar un trabajo manual, da una sensación de bienestar y permite desarrollar un área que me atrevería a decir a todas las mujeres nos gusta: El Vestuario y Accesorios. Así que ¡consíguete una máquina y comienza a jugar!

Te invito a que desarrolles tu creatividad, si ya lo hiciste envíanos fotos de prendas restructuradas por ti (puede ser prenda o accesorio) y las más entretenidas las subiremos al blog de Tu closet Mi closet.

Zapatos: ¿Sólo un accesorio o una prenda que marca la diferencia?

zapatos

Los primeros zapatos eran poco confiables, a menudo simples bolsas de pie de cuero para protegerlos de las piedras, los escombros y el frío.

Las invito a hacer el siguiente ejercicio mental; imagínense vestidas con lo siguiente: una polera básica negra, blanca o del color que ustedes elijan, manga larga o corta, entallada a su cuerpo y unos pantalones de gabardina, lino o hasta unos jeans de color negro, ustedes elijan la forma. Un conjunto que no tiene mucho que decir. Podrías usarlo para estar sólo en tu casa o hasta para ir a una fiesta, pero ¿qué hace la diferencia?, ¿podrían los zapatos hacerla? A mi juicio, los zapatos MARCAN esta diferencia.
Muchas de ustedes dirán: ¿Y los accesorios? Bueno, varias veces elegimos los accesorios de acuerdo al vestuario que tenemos; es como si hubiera un orden necesario para vestirse; sin embargo los zapatos son el punto de quiebre. Si tengo fiesta pues uso tacones, los más altos que pueda usar, quiero que me miren, si tengo un paseo me pongo zapatillas o zapatos sin tacos, si voy a la oficina uso un zapato más clásico, algo que no sea muy llamativo. Cada zapato está destinado para cada ocasión, porque: ¿Qué pasaría si vamos a la oficina con unos zapatos de charol con tacos grandes y algún diseño llamativo? Seguro atraemos las miradas, pero no como la mujer inteligente que somos y queremos proyectar.

De tacones y decisiones

Los tacones nos estilizan y nos vemos más sexy, con las zapatillas parecemos cinco años menos, con los zapatos planos nos vemos más onderas, las botas largas para invierno nos abrigan y protegen de la lluvia, los cientos de motivos de sandalias y chalas de verano integran nuestra tenida y, por supuesto, las inolvidables hawaianas que me atrevería a decir están en el closet de todas las mujeres, nos sacan de varios apuros como zapato rápido para ir a comprar a la esquina. Y cada año aparecen nuevos modelos y diseños, los que con un poco de publicidad llenan las grandes y pequeñas tiendas para que todas nosotras (amante de los zapatos) nos compremos algunos pares.
Antiguamente teníamos que conformarnos con algunos modelos más clásicos y la persona que tenía dinero y acceso conseguía maravillas de zapatos; en cambio, hoy en día hay una gran variedad de tiendas que nos ofrecen distintos tipos y nos permiten llevarlos acorde a nuestro estilo, hasta existe un lugar denominado la calle de los zapatos (la calle Estado para aquellos que no saben).

Siempre estará el zapato de cuero negro con un taco adecuado para que se le pueda dar varios usos, es nuestro amiga fiel. También hace algunos años llegó el animal print para quedarse tanto en la ropa como en los zapatos; muchas tiendas están trabajando el estilo romántico, para que haga juego con las colecciones de vestuario que están instauradas en las multitiendas, y es aquí donde encontramos zapatos con tacones de unos 6 cm aproximados, colores nude, con el cuero troquelado y con cordones; los colores flúor también están ocupando un lugar importante en esta temporada, si mal no recuerdo vi en Aldo (marca que se caracteriza por sus grandes tacones) zapatos de color lila, azul eléctrico y hasta naranjo en material charol. Por otro lado los diseñadores independientes, apuestan por los zapatos bajos, el uso de cueros estampados y la utilización de géneros para la confección de botines y sandalias. También ha llegado hace algunos años las “Sandals Boots”, que son ideales para tener el efecto visual de un botín, pero con la comodidad de las sandalias en los veranos calurosos.
Los zapatos en sí, conforman una gran industria, y en Chile ya hay varios diseñadores trabajando esta prenda de vestir, así como tiendas nacionales y franquicias de marcas importantes en varios países:
http://www.facebook.com/cienpie.zapatos
http://taconzapatos.blogspot.com/
http://www.facebook.com/zapatos.cordonnier?ref=ts&fref=ts#!/zapatos.cordonnier
http://www.gacel.cl/
http://www.viauno.com/otono-invierno-2012
http://www.ninewest.com/
http://www.zappa.cl/
Si bien algunos son más caros que otros, los zapatos no han llegado a ser tan desechables como la ropa o algunas prendas lo son, ¡Si los cuidas te duran viarias temporadas! Y si te aburres los puedes intercambiar en Tu Closet Mi Closet.
Mi regalito para aquellas amantes de los zapatos es la tienda inglesa llamada Irregular Choice, ya el nombre lo dice todo. ¡Definitivamente mi tienda favorita!
http://www.irregularchoice.com/